CITA CON LA HISTORIA: ANDRÉ CITROËN, EL VISIONARIO QUE ACERCÓ LOS COCHES A LAS PERSONAS | Multimedia Citroen España

CITA CON LA HISTORIA: ANDRÉ CITROËN, EL VISIONARIO QUE ACERCÓ LOS COCHES A LAS PERSONAS

download-pdf
download-image
download-all

·  André Citroën fue un visionario, un modelo de carisma que supo anticiparse a su tiempo con ideas e innovaciones que marcaron la historia de la industria del automóvil. Un hombre que expresó su enfoque moderno del negocio incluso en la comunicación.  

·  Totalmente convencido de la importancia de que las personas probaran sus coches para que, de este modo, apreciaran su calidad, en la década de 1920 y en colaboración con la red de concesionarios, organizó la Caravana Citroën, que ponía a disposición de lxs posibles clientxs en plazas públicas una docena de coches de la marca.

·  La Caravana estaba precedida de una eficaz campaña de difusión que anticipaba su llegada y, durante el evento, se apoyaba en coreografías personalizadas que permitían advertir de su celebración incluso desde lejos.  



La teoría no sirve para nada. Lo importante es el ejemplo”. André Citroën, fundador de la marca que lleva su nombre, repetía siempre esta frase. Estaba tan convencido de la veracidad de este principio que lo aplicaba a todos los ámbitos de su actividad. Por ejemplo, André Citroën pretendía que las personas pudiesen probar sus coches porque solo así podrían apreciar sus características y sus cualidades. Además, la prueba tenía que ser lo más realista posible, es decir, en el mismo lugar donde se desenvolvería el coche si esa persona lo acababa comprando.

Si en la posterior década de 1930, Francia tendría miles de puntos de venta de Citroën, en plena posguerra de la Primera Guerra Mundial la situación era muy diferente y hasta mediados de la década de 1920, la red Citroën no fue lo suficientemente amplia como para permitir que cualquier ciudadanx pudiera probar un coche de la marca cerca de su casa, como deseaba Citroën.

En poco tiempo y haciendo honor a su fama de hombre creativo, André encontró la solución a este problema. En aquella época, en Francia se desarrollaban numerosos eventos locales, como las ferias de ganado, todavía muy populares en el mundo rural, o las fiestas comarcales o locales, frecuentadas por lxs potenciales clientxs deseosxs de probar un Citroën. ¿Qué hacer entonces? Muy fácil: si las personas no podían ir a Citroën porque estaba muy lejos, entonces sería Citroën quién se acercaría a las personas.

[...]

Scroll