BAÑO DE BARRO PARA LOS CITROËN DS3 WRC | Multimedia Citroen España

BAÑO DE BARRO PARA LOS CITROËN DS3 WRC

download-pdf
download-image
download-all
Vie, 09/11/2012 - 20:09
Las especiales de tierra del sur de Cataluña, con mucho barro y agua, han sido un verdadero desafío para los participantes del Rally Catalunya. Después de evitar la gran cantidad de trampas que se han encontrado en los tramos, los hombres del Citroën Total World Rally Team están bien situados a pesar de las dificultades. Sébastien Loeb y Daniel Elena ocupan el segundo lugar de la general a 27’’2 del líder, mientras que Mikko Hirvonen y Jarmo Lehtinen son cuartos.

El Rally de España caracterizado por sus especiales de asfalto típicas de circuito, se ha convertido en la única prueba mixta del Campeonato del Mundo con una primera etapa sobre tierra. Tras disputar la calificación en este tipo de superficie, ya se sabía el orden de partida de los pilotos en una ceremonia el jueves por la noche junto a la catedral de Barcelona.

 

Esperando que se disputara en seco, los equipos querían salir lo más tarde posible para así beneficiarse de una trayectoria sin polvo. Al llegar la noche, la lluvia rompió con las estrategias elegidas y eso provocó el gran interrogante de qué tipo de neumático utilizar. En Citroën se decidieron por el Michelin Latitude Cross blando.

 

Desde la primera especial, los DS3 WRC de Sébastien Loeb y Mikko Hirvonen se colocaron en el grupo de cabeza. Pero la ES2 (Pessels) supuso para ellos un jarro de agua fría, ya que cedieron 17 y 25 segundos respectivamente. A pesar de hacer un scratch en Terra Alta, la última especial de la mañana, Seb sólo era cuarto, a unos segundos de su compañero de equipo. “Las condiciones que nos hemos encontrado eran muy difíciles, la trayectoria se ensanchaba rápidamente y había mucho agua”, explicaba Mikko. “El coche ha ido bien y también los neumáticos, pero pienso que era difícil hacerlo mejor en estas condiciones”.

 

“Cuando está así, no se puede atacar. He ido como he podido”, comentaba Sébastien Loeb. “Incluso podíamos habernos quedado atrapados, incluso hemos visto varios coches a un lado de la pista”.

 

Tras una parada en la asistencia de Salou, el rally continuó con una segunda pasada por Pessels (26,59 km) y Terra Alta (44,02 km). En la primera especial, Sébastien todavía perdía 17’’. Pero en la especial siguiente se mostró cómo es él, marcó el mejor tiempo y subió a la segunda posición a 25” del líder. “He arriesgado mucho”, reconoció. “Decidí atacar para no distanciarme demasiado. El objetivo sigue ahí, y a menos de medio minuto de distancia creo que todavía podemos aspirar a la victoria. Mañana comenzaremos otro rally, será sobre asfalto”.

 

A pesar de su scratch en la corta especial trazada frente al mar en Salou (ES6), Mikko Hirvonen estaba decepcionado. Cuarto de la general, su retraso con respecto al líder es de más de un minuto: “No he encontrado la clave para rodar más deprisa en estas condiciones. Intenté atacar pero al final estaba tan “caliente” que preferí asegurar. No había adherencia alguna, era terrible. Voy a intentar olvidarme de todo esto, ya que mañana comienza un nuevo rally. Quedan dos largas etapas y confío en subir al podio”.

 

La jornada terminó con una larga asistencia de 75 minutos, que permitió a los mecánicos transformar los coches en configuración asfalto. Tras 150 km sobre tierra, quedan 250 km de especiales por disputar.

 

NEUVILLE ABANDONA

Aunque habían hecho una salida prudente, Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul se retiraban en la ES2. Como muchos otros, los belgas eran víctimas de las dificultades del recorrido. “Tenía las cuatro ruedas en la carretera, pero el paso de los coches había desgastado la superficie y hemos tocado una piedra. Una pieza del eje delantero se rompió y la rueda se ha salido. Estoy muy decepcionado por haber tenido que abandonar así, sin siquiera haber cometido un error”, comentaba el piloto del Citroën Junior World Rally Team. El DS3 WRC n°8 volverá a la prueba mañana, según la normativa Rally2.

Séptimos en la clasificación general, Han Weijs Jr. y Bjorn Degandt han cumplido su parte. “Ha sido un buen día, que me ha permitido aprender mucho”, confirmaba el holandés. “Hasta ahora solo había hecho un rally sobre tierra húmeda, era muy difícil saber cuándo atacar. He cometido algunos errores, pero nada grave. Creo que será algo más fácil mañana, sobre asfalto”.

Scroll