PAUL MAGÈS: EL “PROFESOR” QUE INVENTÓ LA SUSPENSIÓN HIDRONEUMÁTICA CITROËN | Multimedia Citroen España

PAUL MAGÈS: EL “PROFESOR” QUE INVENTÓ LA SUSPENSIÓN HIDRONEUMÁTICA CITROËN

download-pdf
download-image
download-all

·  Entre los grandes hombres que han construido la historia de la marca Citroën en particular y del automóvil en general Paul Magès, el padre de la legendaria suspensión hidroneumática, merece un puesto destacado.

​·  En 1942, entró en el equipo de André Lefebvre para estudiar un nuevo sistema de suspensión para el 2CV que debía lanzarse al mercado pocos años después. Concibió más tarde las revolucionarias suspensiones hidroneumáticas que se montaron en 1954 en el Traction Avant 15 Six H y, posteriormente, en otros muchos modelos como los DS, GS, SM, CX y Xantia.

·  Consiguió obtener el legendario equilibrio entre comportamiento dinámico y confort a bordo que todavía hoy caracteriza a los coches de Citroën.



Paul Ernest Mary Magès nació en Aussois, en Saboya, el 9 de marzo de 1908. En agosto de 1925, después de terminar en la escuela profesional entró, con apenas 17 años, en Citroën como diseñador.

Magès era un personaje de personalidad ecléctica: además de efectuar su trabajo con una rapidez y una precisión excepcionales, sugería constantemente nuevas ideas y soluciones como cuando, a finales de la década de 1920, propuso una reorganización completa del departamento “Gutenberg” (así llamado por el nombre de la calle que lo atravesaba) de la fábrica del Quai de Javel donde se fabricaban los motores. André Citroën en persona lo nombró jefe de la programación de ese sector, pero él fue más allá y reorganizó otros dos: la soldadura y la producción de los sistemas eléctricos. Paul Magès tenía solo 22 años.

En 1934 se convirtió en el vice-responsable del delicadísimo departamento de transportes. Dos años más tarde reestructuró el departamento de reparaciones y en 1938, poco antes de la Segunda Guerra Mundial, fue nombrado jefe del llamado departamento de Súper Control, la estructura que se ocupaba de supervisar cada uno de los departamentos de la empresa. En aquellos años, Citroën estaba dirigida por Pierre Jules Boulanger, que, entre tanto, había alcanzado la presidencia después del fallecimiento del fundador en julio de 1935.

[...]

Scroll